Archivo

Posts Tagged ‘La Oración es Acción’

¿Qué cosas debemos tener en cuenta para llegar a la acción con la oración?

diciembre 12, 2011 Deja un comentario

1. disposición, diligencia, o sea, la prontitud de venir a Dios en oración, sabiendo que es una orden de El (1 Tesalonicenses 5:17). Además es una necesidad de cada cristiano (2 Timoteo 2:15).

2. El segundo paso es reconocer. No podemos negar que de alguna forma todos tenemos necesidades. Tal vez su necesidad personal es su actitud, su reacción, su falta de estímulo y paciencia, su falta de amor, etc. Sólo cuando en la quietud de su habitación o en un oratorio o cualquier otro lugar reconoce su propia necesidad, el Señor se prepara para escucharlo. Así es que si usted tiene un problema o lleva cargas demasiada intima para compartirlas, reconózcalas como una necesidad propia.

3. El siguiente paso es creer. La fe mueve montañas y cuando la practicamos llegamos a ver “las cosas que no son, como las que son” (Romanos 4:17).

4. Seguridad, esta va a la par con la fe. Aquí podemos decir que pongo en práctica mi fe para descansar en ella, con la seguridad de que mi oración ha sido escuchada. (Salmo 46:10). “Dios no hace nada sino es en respuesta a las oraciones”. La Biblia nos da numerosos pasajes que nos dan seguridad de respuesta a la oración, es pues la seguridad de que si pido algo a Dios, El me contestará.

***

ARTÍCULOS RELACIONADOS

***

Te invito a leer el Plan de Salvación, si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador: https://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

La Oración es Acción II

diciembre 7, 2011 4 comentarios

Primera parte

La oración en acción necesita de: FE – ORACIÓN – ACCIÓN – RESULTADOS

Recordando que la oración es la más grande de todas las armas. Es el arma más grande contra Satanás, y es nuestra más grande arma para con Dios. El mejor medio para obtener la santidad personal y fortaleza moral, es la oración. Dios demanda de sus hijos santidad, para adorarle. (Salmo 29:2). El cristianismo tiene que entregarse a la oración por su pueblo, no simplemente para que sea salvado, sino para que sea salvado poderosamente. Los apóstoles se postraban en oración, para que sus santos fueran hechos perfectos; no para que “fueran llenos de toda la plenitud de Dios”. (Efesios 3:19).

La oración es una de las características principales de una fuerte dirección espiritual. Los hombres de oración poderosa, son hombres de energía que plasman los acontecimientos. Su constante acercamiento a Dios es el secreto de sus conquistas. ¿Cómo puede un líder cristiano hablar, predicar, enseñar, sin tener en su privacidad con el Señor, un mensaje directo de Él? ¿Cómo puede hacer estas cosas sin avivar su fe, aclarar su visión y encender su corazón acercándose a Dios? Ay, de los labios que no son tocados por esa llama del Altar. Las verdades divinas nunca brotan con poder de esos labios secos y sin unción.

La mejor y más grande ofrenda es una ofrenda de oración, “Orad sin cesar” es la llamada de Dios a sus hijos en este siglo. Un ministerio sin oración, es el agente funerario de la verdad de Dios. Y nunca será acto para el señor. Cuando el ministerio es acompañado de oración, Dios nos permite ver señales, milagros y prodigios, y ver a su pueblo transformado para su gloria. Esto es la oración en acción.

¿Qué ocurre cuando se pone la oración en acción? Algo muy especial: Si hemos establecido una relación personal con Cristo, Él nos toma a cada uno de la mano y nos guía a la presencia de Dios, pero no solamente debemos entrar a Su Presencia, sino que debemos poner en práctica el estar y permanecer en Su Presencia. Resulta que cuando entramos a Su Presencia y permanecemos en ella, experimentamos una relación con Dios más calurosa y menos rutinaria, muchas vidas van a ser cambiadas, muchos problemas solucionados, entre otros. En verdad, los cristianos somos gente privilegiada y uno de nuestros privilegios es la oración.

Continuará…

***

Te invito a leer el Plan de Salvación, si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador: https://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

La Oración es Acción

diciembre 5, 2011 4 comentarios

Hace unos días recibí un correo de Cadena de Oración, el cual trata sobre la oración, me pareció muy importante y por eso lo comparto con ustedes, lo dividí en tres partes para que la lectura no fuese tediosa, aquí les dejo la primera parte:

La Oración es Acción

La oración es acceso a la presencia de Dios, y como cristianos tenemos ese privilegio. La oración como un simple habito, como una rutina que se practica en una forma profesional, es algo muerto. Esta clase de oración no tiene nada que ver con la oración por la cual abogamos. La oración que deseamos es la que reclama y enmienda las más altas cualidades del cristiano; la oración que nace de una unión vital con Cristo y de la plenitud del Espíritu Santo, que brota de las fuentes profundas y desbordantes de compasión tierna y de un celo consumidor por la Gloria de Dios; de una convicción completa de la difícil y delicada tarea del cristiano y de la necesidad imperiosa de la ayuda más poderosa de Dios.

La oración basada en estas convicciones es la única oración verdadera y la única que siembra las semillas de la vida eterna en los corazones humanos, y prepara hombres para el cielo. Los cristianos que han obtenido grandes resultados para Dios, son los hombres que han insistido cerca de Dios, antes de aventurarse a insistir cerca de los hombres. La oración es acción cuando llega al Señor como olor fragante; es aquella oración que hierve y que va dirigida al Señor en copas de oro (Apocalipsis 5: 8); es cuando se ora persistentemente, “refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar” Lucas 18:1.

Todas las veces que el Señor Jesús se encontró con un individuo él le mandó actuar: “Ve y lávate” (Juan 9:7), “Ve y vende”, “Ve y da”, eran sus instrucciones. En el Antiguo Testamento Dios le dijo a un hombre que nunca había construido nada; “Ve y construye la muralla”. Este hombre creyó que así como Dios le había mandado, también él le iba capacitar. Dios hace eso mismo en nuestra vida; por eso no hay cabida a los peros, cuando Él nos ordena algo; dentro del llamado de Dios para nuestras vidas, él es soberano y nos llena “del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte” (Éxodo 35:31); para trabajar en oro, plata y bronce y en toda labor ingeniosa, y lleno de sabiduría del corazón para toda buena obra.

Continuará…

***

Te invito a leer el Plan de Salvación, si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador: https://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD