Archivo

Archive for the ‘Pareja’ Category

Fundamentos 1: La Alabanza Dios-Céntrica En La Próxima Generación – David & Sally Michael

diciembre 11, 2011 Deja un comentario

Visto en el blog de Lumbrera

***

Te invito a leer el Plan de Salvación, si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador: https://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

Anuncios

El Sida: triste realidad presente en nuestra sociedad

diciembre 1, 2011 2 comentarios

Hoy se conmemora El Día Mundial de la Lucha contra el Sida, el sida es una triste realidad que está presente en nuestra sociedad, hay una famosa canción que dice “el sida no se ve en la cara”, y eso es una realidad, el “sexo casual” hasta cierto punto es un riesgo, imprudencia e irresponsabilidad que de una manera u otra puede contribuir a la propagación de dicho síndrome.

Unos 25 millones de personas en todo el planeta han muerto por causa del sida, por lo tanto es necesario tomar conciencia, especialmente sobre la promiscuidad – lo que a la postre no conduce a nada bueno – hay que ser fiel ante todas las cosas, ser leal a tu pareja y tener relaciones sexuales en el matrimonio – modo instituido por Dios.

Hoy es un excelente día para reflexionar sobre el tema y tomar conciencia, el sida es real y cada vez es mayor el número de personas contagiadas con dicho síndrome, toma conciencia, reflexiona, tu vida puede sufrir un cambio radical de un momento a otro.

***

Te invito a leer el Plan de Salvación, si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador: https://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

Hablando sobre El Matrimonio

septiembre 4, 2011 4 comentarios

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Génesis 2:24

Cuando Dios es El Centro de nuestro matrimonio, tenemos un matrimonio Feliz, habrán altas y bajas pero Dios nos dará La Sabiduría necesaria para que las cosas marchen bien, Amor, Fidelidad, Comunicación, Comprensión y Respeto (… entre otras que pude haber obviado) son imprescindibles en el matrimonio.

Apenas llevo un poco mas de  un año y dos meses de casado pero en ése tiempo he podido aprender diversas cosas del matrimonio – así como también he recibido valiosos consejos de personas con hasta 40 años de casados – es muy importante amar a tu cónyuge, tenerle respeto, comprensión, entre otros, La Comunicación es vital – bajo ningún concepto puede faltar.

Un día pidiéndole consejo a un tío de mi esposa él me dijo lo siguiente:

En el matrimonio siempre habrá uno que otro día en el cual tengan inconvenientes y una que otra diferencia, cuando eso pase no importa quien tenga la razón – Alguien tiene que ceder.

Palabras sabias de un hombre que tiene 41 años de casado con su esposa y creo que son de las cosas que se entienden solo cuando estás casado, nadie ha dicho que sea sencillo pero Alguien tiene que ceder, he tratado de poner ese consejo en práctica todas las veces que he podido.

Pero sobretodo tienes que permitir que Dios sea La Parte Central de tu matrimonio, recordemos que Él es El Autor del mismo: Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Génesis 2:24. Cuando tu permites que Dios sea La Parte Central de tu matrimonio las cosas funcionarán mucho mejor.

Aunque nos casamos llenos de amor e ilusión debemos reconocer que seremos dos personas distintas (en educación, costumbre, forma de ver la vida, carácter, entre otros… e incluso puede llegar a ser en algunos casos hasta de diferentes países – como es el mío – lo cual acrecenta las diferencias) , sin embargo cuando esas dos personas diferentes – Hombre y Mujer – se casan dejan de ser dos y se convierten en una sola carne.

Dejan de ser dos y se convierten en Uno: un mismo sentir, un mismo pensar, un mismo caminar, un mismo punto de vista, una misma forma de ver la vida, entre otros, lo cual se logra cultivando una relación de día a día donde están presentes: El Amor, La Fidelidad, La Comunicación, La Comprensión y El Respeto, pero sobre todas estas cosas está presente Dios como parte central del matrimonio.

Por último unas palabras para las parejas de novios que están pensando en contraer matrimonio: Sean SINCEROS en todo el sentido de la palabra, la sinceridad es vital para que el matrimonio funcione y eso debe de empezar desde que ustedes son novios, ya que cuando nos casamos lo hacemos con la persona que conocimos en el noviazgo, por lo tanto si no somos sinceros será casi imposible mantener en el matrimonio la careta que tuvimos en el noviazgo y esto será un inconveniente mayúsculo en el matrimonio porque tu cónyuge descubrirá que eres una persona diferente a la que se enamoró.

La sinceridad en cuales son tus defectos y virtudes, el permitir que tu pareja te conozca tal como eres le permitirá que sepan quién realmente eres y sabrá con quién se casará – lo cual permitirá que el matrimonio tenga una altísima mayor probabilidad de éxito – y sobre todo recuerda: Dios debe ser La Parte Central en la relación.

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

La Sexualidad en La Pareja Cristiana

abril 29, 2011 Deja un comentario

Una amiga publicó en grupo Cristiano de Facebook la siguiente pregunta:

¿Qué opinas acerca de leer libros de estimulación y conocimiento sexual durante la etapa del noviazgo?

Este es un tema bastante interesante el cual tuvo muchas respuestas, quiero compartir de una manera un poco más extensa mi opinión que expresé sobre el tema.

En caso que decidamos leer un libro debemos preguntarnos lo siguiente:

  • ¿Quien es el/la autor/a?
  • ¿Cuales son sus convicciones personales?
  • ¿Tiene temor de Dios?
  • ¿En que basa sus convicciones?

Esas preguntas son necesarias ya que hay muchos libros bien intencionados pero con una mala orientacion y si la pareja que lo lee no tiene un fuerte base fundamentada en Cristo se puede desorientar. Cabe resaltar que el sexo NO ES MALO, el sexo lo creó Dios (Génesis 2:22-24), por lo cual no hay nada malo en orientarse acerca del mismo, lo que si debemos entender es que todo lo debemos de hacer en el orden de Dios.

El sexo se creó para el matrimonio no para el noviazgo, por lo tanto creo que una pareja de novios debe de orientarse con libros para el noviazgo y como prepararse para tener un matrimonio feliz, y la pareja de esposos debe de orientarse (si asi lo desean) a traves de los libros de sexualidad, para tener una vida sexual plena.

No creo que una pareja de novios necesite leer libros plenamente de sexualidad, porque se supone que no tendran relaciones sexuales en el noviazgo, relaciones que sí tendran en el matrimonio y ahí sí es necesario que se conozcan plenamente y sin tabú. Debemos recordar que la fuente de las orientaciones es La Biblia, asi como también podemos encontrar buenas orientaciones en nuestros pastores y/o el ministerio enfocado a las parejas en la iglesia.

Urgando rápidamente he encontrado algunos libros enfocados en el tema:

  • Sexo Dios – escrito por Rob Bell
  • Técnicamente Virgen – escrito por Hayley DiMarco
  • Los Primeros Cinco Años del Matrimonio – escrito por Swthart Phillip y Wooten Wilford
  • Preguntas de los muchachos sobre la sexualidad – escrito por J. Thomas Fitch y Melissa R. Cox
  • El Pacto Matrimonial – escrito por Derek Prince
  • Eso que llamamos Amor – libro en PDF escrito por Alejandro Rivas, pueden encontrarlo en Facebook Facebook.com/NuevaGeneracionParaDios
Cabe resaltar que no he leido estos libros (excepto Eso que llamamos Amor, el cual lo estoy leyendo), pero éstos vienen recomendados en la revista Libros News, la cual es una revista Cristiana que recomienda los autores de libros, musica cristiana, entre otros, todos los autores antes mencionados son Cristianos.

Me gustaría saber tu opinión sobre el tema de La Sexualidad en La Pareja Cristiana.

Síguenos en twitter: @elrincongozoso

¿Cuáles deben ser las prioridades en nuestra vida?

abril 20, 2011 Deja un comentario

Todo en la vida tiene un orden y dentro de ese orden hay prioridades que debemos tener en cuenta, siempre y cuando atendamos las prioridades según el orden establecido por Dios seremos bendecidos en todas las áreas de nuestras vidas, sin embargo si no seguimos el orden establecido por Dios entonces no seremos bendecidos por El. Las prioridades en nuestras vidas deben de ir en el siguiente orden:

  1. Dios
  2. Familia
  3. Ministerio
  4. Trabajo

1. Dios

San Mateo 22:37-38 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.

Dios debe de ser El Primero en nuestra vida, eso es un mandato establecido por El ya que es El Principio y Fin (Apocalipsis 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.) por tal motivo en nuestra vida no debe nadie por encima de Dios. La manera de amar a Dios es la siguiente Con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente: Dios nos pide todo, que le amemos sinceramente con un amor espiritual que le dedique el 100%, Dios no nos pide un amor romántico o un amor fraternal, nos pide un amor espiritual que esté entregado completamente a El, que cuando le amemos de corazón le entreguemos toda nuestra devoción, que cuando le amemos con toda el alma le entreguemos todo nuestro ser, que cuando le amemos con la mente le entreguemos todos nuestros pensamientos y todo nuestro entendimiento, así mientras más le entreguemos a Dios más recibiremos de El.

San Lucas 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Dad, y se os dará: Si le damos a Dios lo que El nos pide así también El nos dará a nosotros, eso quiere decir que si no le damos a Dios según El nos pida pues no recibiremos de El cuando le pidamos.
Porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir: Según le demos a Dios así recibiremos de El, según nos entreguemos a Dios así El se entregará a nosotros, según amemos a Dios así El nos amará a nosotros, si le entregamos a Dios el 25% de nuestra vida El nos entregará el 25% de El, si le entregamos a Dios el 50% de nuestra vida El nos entregará el 50% de El, si le entregamos a Dios el 100% de nuestra vida El nos entregará el 100% de El, porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir, por eso debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente.

2. Familia
San Mateo 22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
Luego de Dios la segunda prioridad en nuestra vida debe ser nuestra familia. Dios nos manda a amar a nuestros prójimo como a nosotros mismos; nuestro prójimo es toda persona que nos rodee empezando con nuestra familia – porque son las personas más cercanas que tenemos. Esto es lo que llamamos Amor fraternal.
Génesis 2:24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
Ese es el registro del primer matrimonio instituido por Dios en el cual vemos una poderosa palabra – Serán una sola carne – osea que se amarían el uno al otro como si fueran ellos mismo – Para un hombre no debe haber nadie más importante que su esposa, así también que para una mujer no debe de haber nadie más importante que su esposo; después de Dios claro está, debido a que ya no son dos sino que son una sola carne.
Efesios 6:1-3  Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.
Este es un mandato para todos los hijos, nosotros debemos Honrar a nuestro padre y nuestra madre, Dios no dice “Hónralos si te quieren”, “Hónralos si te aman”, “Hónralos si son buenos contigo”, Dios nos manda a Honrarlos y eso es lo que debemos hacer, Honrar se refiere a amarlos, respetarlos, obedecerlos y hacerlos sentirse felices de ser nuestros padres, cuando hacemos esto nos va bien en la vida sin importar como son nuestros padres con nosotros.
Efesios 6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.
Este es un mandato para los padres saber criar a sus hijos, no provocándolos hasta llevarlos al punto de que éstos se inclinen a hacer lo malo, pero sí con disciplina – los padres son los líderes del hogar, no los hijos – y amonestación del Señor, hay que enseñarles a tenerle temor a Dios y respeto a Su Palabra – Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. – Los padres tienen el deber de enseñarles a sus hijos La Palabra de Dios – Por ejemplo recuerdo cuando yo estaba en la edad entre 5 y 7 años antes de dormir tenía que orar y recitar un versículo de La Biblia, esa era una manera de que yo empezara poco a poco a involucrarme en las cosas de Dios, esto me ha servido hasta el día de hoy.
3. Ministerio
1 Timoteo 1:12 Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio.
Todos hemos sido llamados por Dios con un propósito y cada uno de nosotros tenemos un ministerio para cumplir el propósito de Dios por el cual hemos sido llamados – 1 Corintios 12:5 Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo– Hemos sido llamados por Dios a ser propagadores del Evangelio donde quiera que vayamos – San Marcos 16:15-16 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

Dios nos ha comisionado para predicar en todo el mundo sobre el Evangelio, todos somos mensajeros de Dios en esta tierra pero no todos lo hacemos de la misma manera y ahí es que entra el ministerio, Dios a cada cual le da un ministerio para que a través del mismo sea portavoz de Su Palabra.
4. Trabajo
Deuteronomio 28:8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.
Por último está nuestro trabajo, éste debe de estar en cuarto lugar y no en primero como algunos suelen tenerlo – Cuando nos referimos a trabajo hablamos desde el más humilde empleo hasta ser dueños de varias compañías transnacionales – Cuando nosotros obedecemos a Dios y llevamos el orden de prioridad que El nos establece entonces somos bendecidos en todo el sentido de la palabra – Estamos en paz con El, con nuestra familia, tenemos un ministerio que prospera y nos va bien en nuestro trabajo – Si estamos prosperando en un área y en otra no entonces debemos revisar que estamos haciendo mal.
Malaquías 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.
Dios tiene más bendiciones de la que siquiera podamos imaginarnos y puede darnos mucho más de lo que siquiera pensamos, por eso dice Dios derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde osea que nos dará tanto que incluso nos sobrará y podremos ser canal de bendición para otras personas, eso y más puede hacer Dios con nosotros.
Malaquías 3:11  Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.
No habrá crisis o recesión que afecte nuestro trabajo o nuestro negocio siempre y cuando obedezcamos a Su Palabra, nuestras finanzas no depende de gobierno, ni de situación económica, ni de hombre o mujer, nuestras finanzas dependen de Dios.
Hageo 2:8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.
Recuerda si quieres que te vaya bien en todo el sentido de la palabra debes tener el siguiente orden y bajo ningún concepto invertirlo: Dios + Familia + Ministerio + Trabajo = Éxito asegurado

Síguenos en twitter: @elrincongozoso   

Hasta que el ministerio nos separe, 3ra parte

abril 3, 2011 Deja un comentario

Ver aquí la segunda parte

Matías: Yo sentía que estaba logrando mis ansiados sueños para el ministerio: «sermones transformadores», un grupo de jóvenes revitalizado, una congregación que crecía y un liderazgo de impacto en la comunidad. No obstante, acarreaba aún una profunda herida en mi corazón. Necesitaba con desesperación la afirmación de la gente. Su aprobación me resultaba más importante que la aprobación de mi esposa. Me estaba sacando un «diez» en el ministerio, pero un «cero» en mi propio matrimonio.

La ira me llevaba a buscar la forma de controlar a Julia, y cuanto más intentaba controlarla más se alejaba de mí. En lugar de sanar esta herida el éxito pastoral simplemente la abrió mucho más. Buscaba los aplausos de la congregación, pero el enojo de Julia convirtió el reconocimiento de la gente en algo amargo y barato. Sentía que constantemente debía cubrirla. Las personas en la congregación preguntaban: «¿Dónde está Julia hoy?» y yo continuamente presentaba excusas para ella, pues pasaba cada vez más tiempo en el centro de consejería.

Solamente Nancy conocía la verdadera historia que vivíamos, pues yo me esforzaba por esconder nuestros conflictos matrimoniales. La necesidad de estar escondiendo me produjo profundos sentimientos de tristeza e ira. La ira me llevaba a buscar la forma de controlar a Julia, y cuanto más intentaba controlarla más se alejaba de mí.

Ocasionalmente veíamos alguna nueva chispa del amor entre las cenizas del desprecio. Un año, en nochebuena, por ejemplo, estábamos sentados solos entre papel de regalos, cajas y envoltorios. Los niños habían abierto sus obsequios y jugaban felices. Le tomé la mano a Julia y le confesé: «Este año ha sido muy duro. No sabes cuánto lo lamento», le declaré con ternura: «realmente te amo». Julia estalló en llanto. Nos abrazamos, entre papeles, y lloramos juntos. Fue un momento de ternura, un momento que volvió a encender nuestro anhelo de intimidad y compañerismo.

Claro, no se puede sanar un matrimonio quebrado en un solo instante, y yo no sabía cuán profundamente Dios quería transformar mi propia vida. Aún no lograba comprender el corazón herido de Julia. Ella estaba enojada conmigo y con la congregación. Nuestros sueños habían degenerado en desdeño. Ella solía llegar tarde del centro de consejería y acabábamos discutiendo. Yo regresaba tarde de las reuniones de la iglesia y acabábamos discutiendo.

Continuará…

Gracias a Ursula Hahn

Síguenos en twitter: @elrincongozoso

 

Miguel Núñez: El Rol del Esposo en el matrimonio

marzo 12, 2011 2 comentarios