Archivo

Archive for the ‘Mensajes’ Category

El Temor a Dios

mayo 2, 2012 1 comentario

Continuamos el análisis sobre las cualidades expresadas en el post ‘Tener La Mente de Cristo“, hoy estaremos analizando lo siguiente: Cuando tenemos La Mente de Cristo tememos a Dios.

2 Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Cuando tememos a Dios le somos reverentes y por lo tanto le respetamos, por lo tanto le somos obedientes. Cuando obedecemos a Dios hacemos Su Voluntad y por lo tanto Él se agrada de nosotros.

Tener La Mente de Cristo implica el hacer La Voluntad de Dios y esto tan solo lo haremos si le tememos, no es un temor de miedo, sino un temor de obediencia, reverencia y respeto, un temor que nos conlleva a admirarlo tal como Él es, admiramos Su Amor, admiramos Su Gracia, admiramos Su Misericordia y todo lo que Él es para con nosotros.

Efesios 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

Cuando tememos a Dios somos humildes, reconocemos que no somos perfectos y que nos podemos equivocar, también estamos dispuesto a escuchar los concejos, recomendaciones y sugerencias que nos puedan ofrecer aunque no siempre estemos de acuerdo con ellas. El tener La Mente de Cristo conlleva que temamos a Dios y por lo tanto no seamos soberbios sino dóciles y sumisos, reconociendo que Dios se puede comunicar con nosotros a través de nuestro prójimo por lo tanto sabemos escuchar.

Hebreos 12:28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.

Por ende le tememos a Dios por Gratitud, ya que nos encontramos Agradecidos por todo lo que Él ha hecho para con nosotros, siendo culpables recibimos el Perdón, siendo malditos recibimos Bendición, habiendo estando condenados recibimos SALVACIÓN!

El tener La Mente de Cristo conlleva a Temer a Dios, somos agradecidos cuando Tememos a Dios.

¡Dios te bendiga!

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

***

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Anuncios

Grato olor en los que se salvan… olor de muerte en los que se pierden

febrero 21, 2012 2 comentarios

2 Corintios 2:14-16 Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?

Triunfantes en Cristo

Damos gracias a Dios ya que por medio de Jesucristo hemos obtenido lo más importante: La Victoria Espiritual que es La Vida Eterna, a través de la muerte y resurrección de Jesús y nosotros haberle aceptado como Señor y Salvador hemos obtenido La Salvación.

Somos Triunfantes y no es un triunfo exclusivamente del mundo físico sino un triunfo en el mundo espiritual, es un triunfo sobre el mundo, sobre el pecado, sobre la muerte, sobre la condenación eterna, sobre el diablo, sobre los demonios, sobre las enfermedades, sobre las pruebas, sobre las tentaciones, sobre los ataques, es un triunfo sobre TODO, ya que sin importar la situación en que nos encontremos ahora, nosotros tenemos lo más preciado e importante, La Salvación gracias a nuestro Señor Jesucristo.

Grato olor en los que se salvan… olor de muerte en los que se pierden

Lamentablemente no todos son salvos, ahí es que radica la importancia de La Gran Comisión (ver San Mateo 28:18-20, San Marcos 16:15:18), no importa qué tanto sepas sobre La Biblia, qué tantos años tengas yendo a la Iglesia, que toda tu familia sea Cristiana, lo que realmente importa es que hayas aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador.

Nuestra responsabilidad es decirte La Verdad: Sin Jesucristo estás Condenado! Lo contrario del Triunfo es la Derrota, entonces… si en Jesucristo somos Triunfantes, ¿Cómo son los que no están en Él? … sabemos cuál es la respuesta.

Por eso Pablo fue tan directo y dijo: “… y en los que se pierden; a éstos ciertamente olor de muerte para muerte”, es una verdad dura, poderosa, hiriente y cortante, pero es la realidad, quien no está en Jesucristo lamentablemente está MUERTO.

Veamos lo que dice el versículo clave dentro de todo esto:

San Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Aquí tenemos dos frases claves “no se pierda” y “mas tenga vida eterna”. Si Dios no quiere que nadie se pierda es porque efectivamente está el peligro que se puedan perder, si esto no fuera posible El Apóstol Juan no lo hubiera mencionado, pero la otra verdad es mucho más poderosa, Dios no tan solo no quiere que nadie se pierda sino que todos tengan la vida eterna, esto todavía es más tremendo porque si hay una vida eterna es indiscutible que hay una muerte eterna, ahora para escapar de la misma debemos de creer en su Hijo unigénito, debemos creer en Jesucristo.

San Juan 3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Dios no quiere condenarte, Él quiere salvarte, quiere que seas Triunfante, quiere que seas olor grato de Cristo, Él quiere que triunfes sobre el mundo, sobre el pecado, sobre la muerte, sobre la condenación eterna, sobre el diablo, sobre los demonios, sobre las enfermedades, sobre las pruebas, sobre las tentaciones, sobre los ataques, Él quiere que triunfes sobre TODO.

Para lograr esto debes de corazón confesar a Jesucristo como tu Señor y Salvador

Romanos 10:9-10 Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Dios quiere para ti La Vida Eterna, Él quiere otorgarte La Salvación, en esta hora yo te invito a que reconozcas a Jesucristo como tu Señor y Salvador, para esto te invito a leer El Plan de Salvación para guiarte al Señor https://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Dios te bendiga!

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

La sal de la tierra

febrero 13, 2012 Deja un comentario

San Mateo 5:13 Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

A pocas personas (por no decir a ninguna) les gusta la comida sin sal, ya que es una comida sin sabor y una comida sin sabor prácticamente no tiene sentido, las únicas personas que he conocido que han tenido que comer comida sin sal es por cuestión de salud y ni siquiera así se la querían comer, la sal es tan imprescindible en la comida que incluso los dulces llevan una pizca de ella.

¿Por qué la sal es tan importante?

La sal proporciona a los alimentos uno de los sabores básicos, el salado, pudiéndolo percibir debido a que en la lengua poseemos receptores específicos para su detección. El consumo de sal modifica nuestro comportamiento frente a los alimentos ya que es un generador del apetito y estimula su ingesta. Se emplea fundamentalmente en dos áreas: como condimento de algunos platos y como conservante en los salazones de carnes y pescado (incluso de algunas verduras), así como en la elaboración de ciertos encurtidos.

Fuente: Wikipedia

Veamos algunas características de la sal:

  1. Le da a los alimentos el sabor salado, dicho sea de paso es uno de los sabores más populares.
  2. Estimula el apetito y la ingesta de los alimentos.
  3. Sirve de condimento de algunos platos.
  4. Sirve como conservante de carnes pescados y algunas verduras.
  5. Sirve para la elaboración de ciertos encurtidos.

¿Por qué somos sal de la tierra?

Me gusta la forma que Jesús empleaba para predicar – es obvio que por mucho es mi predicador favorito y el predicador favorito de millones de personas – sabiamente Él nos dice lo siguiente:

“Vosotros sois sal de la tierra”

Así como la sal juega un rol fundamental en nuestras comidas, nosotros jugamos un rol fundamental en la vida de las personas, no por nosotros sino por quien está en nosotros – Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

El Espíritu Santo es quien transforma las vidas de las personas, convirtiéndolas de una vida insípida (vacía, superficial, sin sentido) a una vida llena de sabor (buena influencia, espiritualmente sana, con sentido), eso lo podemos ver en Pedro (ver Hechos 2:14-41), tan solo en su primer discurso de Pedro se convirtieron tres mil personas, tres mil personas con su vida insípidas, tres mil personas con sus vidas vacías, tres mil personas que pasaron a ser de desabridas a llenas de sal, porque la sal de la tierra llegó a ellas y saló sus vidas.

“Pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada?” 

Si la sal de desvanece ya no sirve para nada y si ya no sirve no hay con qué salar la comida. Los dones y talentos que Dios nos ha dado por vía del Espíritu Santo son para usarlo a favor de las vidas de las personas, no importando el don o talento que tengas debes pedirle a Dios cada día que te de la sabiduría para usarlo, no sabes cuando habrá alguien a punto de suicidarse, de abortar a un niño, de asesinar a otra persona o en cualquier otra situación que en ese momento pueda encontrarse contigo y a partir de ese día su vida cambiar para siempre.

Daré dos testimonios sobre esta parte, dándole Las Gracias a Dios por haberme permitido presenciar esto.

Testimonio 1

Hace unos años yo estaba en una campaña o cruzada evangelística que realizó una Emisora Cristiana – Bendición FM – dicha campaña se realizó en un pequeño estadio de softball y estaba lleno de personas, el predicador de la noche era el evangelista Ramón Eladio Henderson, cuando él subió al escenario dijo más o menos textualmente lo siguiente:

“El Espíritu Santo me revela que hay un hombre con un puñal (una especie de cuchillo para los que no conozcan esa palabra) que está aquí porque vino a buscar a otro hombre para matarlo… no lo hagas, ven tráeme el puñal”.

El evangelista repitió lo mismo como tres veces, entonces noto que hay un hombre casi al lado mío – lo pude ver bien, ya que estábamos prácticamente al lado solo que él estaba un poco atrás de mi – y veo que hace un movimiento y luego se va, cuando eso sucede hay un joven que está al lado mío junto a su familia y él le dice a una señora que parece ser su mamá: “ése era el hombre que Henderson – así le dicen popularmente al evangelista – está llamando, él me entregó el cuchillo y me dijo ‘Dile a ese hombre (al evangelista) que él tiene El Poder de Dios, yo soy el que vine a matar a un hombre pero ya no lo voy a hacer, aquí está el puñal’ ” y ahí le entregó el puñal.

Señores eso pasó delante de mis ojos, lo vi y fue algo tan poderoso e impactante que hasta el día de hoy se me quedó grabado en mi memoria, cabe resaltar que le llevaron el puñal al evangelista como confirmación que no fue un invento de él sino que fue una certera revelación de parte de Dios.

Testimonio 2

Yo era diácono en la iglesia que pertenecía antes de mudarme a México y un domingo en la noche me tocó ser ujier (la persona que está a la puerta de la iglesia recibiendo a todos los que entran), casi al final del culto veo que entró un hombre y yo le di la cordial bienvenida pero desde que entró lo vi diferente, estaba sudado y con los ojos bien enrojecidos. Él entró y se sentó en uno de los últimos asientos de la iglesia y al cabo de unos tres minutos me llamó y me dijo más o menos textualmente lo siguiente:

“Dile al pastor que me ayude yo me voy a matar pero no quiero hacerlo” y me entregó dos hojas de afeitar (típicas de las que usan quienes se cortan las venas. Al decirme esto él hombre lucía aún más sudado y desesperado, su voz estaba agitada y se notaba muy angustiado.

El pastor estaba en el pulpito casi terminando el culto, en eso yo levanté la mano, como él sabía que yo no lo interrumpiría al menos que fuese algo muy urgente me mandó a llamar, fui y le expliqué lo que estaba aconteciendo, trajimos al hombre hasta el frente, oramos por él, reprendimos el demonio que lo impulsaba a intentar suicidarse, fue libre y aceptó a Jesucristo como Señor y Salvador.

Luego de esto él nos contó lo siguiente: su esposa estaba embarazada (creo que de ocho meses si mal no recuerdo) y su embarazo estaba muy complicado, además él llevaba un tiempo sin trabajar y en su casa estaban sin alimentos, él duró todo el día buscando trabajo y no encontró nada, ya en la noche regresaba a su casa triste porque no tenían que comer y en eso él escuchó una voz que le dijo, ‘mata a tu mujer y luego mátate’, así que entró a un colmado (una pequeña tienda) y compró las dos hojas de afeitar, cuando él se dirigía a su casa, dice él que veía en unos postes de energía eléctrica unos letreros que decían “entra a la iglesia” – lo grande del caso es que en el área no hay ningún letrero que diga algo parecido en los postes – y ahí él vio la iglesia y entró, de esa manera Gracias a Dios se salvó la vida de una familia.

“No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres”

Esta es la continuación de la idea anterior, si la sal se desvanece ya no tiene razón de ser, recordemos el relato de los tres siervos con los talentos (ver San Mateo 25:14-30), al que le dieron un talento lo escondió en la tierra y no lo puso a producir, por lo que cuando llegó El Dueño de los talentos lo castigó por lo que hizo – y de qué manera – San Mateo 25:30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Debemos usar los dones y talentos que Dios nos ha entregado, ya que si no lo hacemos seremos desechados por Él, no olvidemos que somos sal de la tierra y el mundo necesita de nosotros, cada día de una u otra forma nosotros podemos ser la diferencia en la vida de alguna persona, podemos impactarle de tal manera que su vida cambie de rumbo, esto es por causa del Espíritu Santo que mora en nosotros y está presto en ser Sal en las vidas necesitadas.

Dios te bendiga!

Si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador, te invito a leer el Plan de Salvaciónhttps://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

 

Nuestro testimonio es nuestra carta de presentación

febrero 8, 2012 3 comentarios

Luego de un extendido receso retomamos el análisis sobre las cualidades expresadas en el post ‘Tener La Mente de Cristo‘, hoy estaremos analizando lo siguiente: Cuando tenemos la mente de Cristo sabemos que por nuestros frutos nos conocerán por tanto cuidamos nuestro testimonio.

San Mateo 7:16-18 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

¿Cómo yo se que un árbol es de mango, de aguacate o de guayaba? ¡Por sus frutos! No hay confusión alguna al menos que inventen un híbrido, el árbol es conocido por sus frutos, así mismo las personas somos conocidas por nuestros frutos – No se trata de lo que decimos sino de lo que hacemos.

No importa si predicas que eres buena persona, no importa que digas que eres Cristiano/a, no importas que vayas todos los días a la Iglesia, no importa que todos los días ores y leas la Biblia, lo que importa es quien eres como persona, lo que importa es tu testimonio.

Santiago 2:14-17 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

Antes de continuar aclaremos lo siguiente: La Salvación no es por obras.

Efesios 2:8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Tengamos presente que las obras no nos llevan a La Salvación, ésta solo se obtiene por La Gracia de Dios dada por medio de Nuestro Señor Jesucristo cuando éste murió y resucitó por Amor a cada uno de nosotros, pero las obras hablan sobre nuestro testimonio como Cristianos, las obras muestran que El Amor y La Compasión de Dios están insertadas en nuestras vidas y por lo tanto no somos indiferentes ante quien necesita de nosotros.

Cuando tenemos La Mente de Cristo nos preocupamos por ser un buen árbol que de buenos frutos, esto viene como resultado de nuestra conexión con Dios, mientras más conectados estemos con Dios mejores frutos daremos, ya que al estar enfocados en Dios recibimos de Él lo que el mundo lo necesita y lo compartimos.

Somos árboles que dan Frutos Espirituales a los cuales se acercarán los Hambrientos Espirituales, pero para que se acerquen a nosotros debemos tener en cuenta que primero leerán nuestra carta de presentación – Nuestro Testimonio – el cual hablará de nosotros sin tener nosotros que decir nada, éste desde lejos dejará saber qué tipo de personas somos nosotros e indicará si somos o no dignos de recibir.

Tengamos en cuenta lo que hablamos, como vestimos, como actuamos, y no tan solo en las iglesias o en nuestros hogares, sino en todo lugar donde estemos, pensemos siempre: “¿Qué hubiera hecho Jesús en esta situación?”, eso es tener La Mente de Cristo; pensar como Él pensó y actuar como Él actuó.

Tu Testimonio es tu Carta de Presentación, cuida tu Testimonio y la gente se acercará a ti en busca de Jesús.

¡Dios te bendiga!

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

***

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Luz del Mundo

febrero 6, 2012 2 comentarios

San Mateo 5:14-16 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

*Imagínate tu habitación totalmente oscura a las diez de la noche, justamente cuando ibas a leer tu libro favorito.

*Ahora imagínate toda tu casa totalmente oscura y sin ninguna fuente de luz posible.

*Llevemos esa imaginación a toda tu ciudad, son las diez de la noche, está totalmente oscura, ni siquiera un fósforo se enciende y no hay hacia donde ir porque nada ni nadie se puede ver.

*¿Qué sería si toda la oscuridad a las diez de la noche fuese en todo el país donde resides? Nada ni nadie pudiendo hacer nada, todos confinados al lugar donde les agarró la oscuridad porque están desorientados y no saber qué hacer o hacia donde ir.

*Por último imaginemos ver desde el espacio a todo el mundo oscuro, todo el planeta sumido en la más profunda oscuridad, todos atascados, sin respuesta alguna, tan solo ahí esperando a ver si en algún momento la misma culminare.

Vosotros sois la luz del mundo, como siempre, ¡Que verdad tan profunda dijo Jesús! recordemos que Él nos dejó como encargados de llevar El Evangelio a toda criatura (ver San Marcos 16:15-18) y tan solo en el primer discurso que Pedro tuvo en público se convirtieron alrededor de tres mil personas (ver Hechos 2:14-42), por lo que los cristianos – seguidores de Jesús – jugamos un rol fundamental en la vida de la humanidad.

Cuando Jesús se refirió a “luz del mundo” no se refirió a un luz física y terrenal, sino que se refirió a la Luz Espiritual, esa Luz que sirve para alumbrar el alma de las personas y reflejar en ella la Luz de Cristo, esto se logra a través de La Palabra de Dios, Jesús dijo en San Juan 8:32 “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Jesús es La Luz, Él es la verdad y nosotros como sus representantes somos los encargados de portarla.

La Luz no se puede esconder, donde quiera que la Luz esté alumbrará su entorno y ya no habrá más oscuridad en ese lugar, así mismo nosotros como portadores de Luz Espiritual debemos las vidas en nuestro entorno que estén en oscuridad.

El mundo necesita de nosotros, necesita nuestro testimonio, nuestras acciones, nuestras buenas obras, sobretodo necesitan conocer a Jesús y somos nosotros ese canal necesario – por La Gracia de Dios no por méritos propios – para que el mundo sepa que hay una Luz que quiere alumbrarlo en medio de su oscuridad y esa Luz se llama Jesús.

Dios te bendiga!

Si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador, te invito a leer el Plan de Salvaciónhttps://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

Todo tiene su tiempo

enero 4, 2012 2 comentarios

Eclesiastés 3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

***

Antes que nada quiero desearle un Feliz Año Nuevo a todos mis lectores, gracias a ti por tomar parte de tu tiempo y venir a leer los artículos de este humilde blog, deseo que Dios te bendiga rica y abundantemente y sobretodo que permita que tengas un encuentro real y efectivo con Él.

***

Hay un tiempo para todo.

Cuando comienza un nuevo año viene con él la creación de muchos planes, el trazarse nuevas metas, el emprender en nuevos y más ambiciosos caminos. La verdad es que en la mayoría de las veces no hay nada de malo en eso, pero algo que es necesario preguntarse es ¿Qué dice Dios de esto?

Todo tiene su tiempo, hay un tiempo para todo, absolutamente todo lo que queremos lograr conlleva un orden y El Dueño de ese orden es Dios, por lo tanto mis planes, metas y propósitos tengo que trazarlos bajo El Orden de Dios, sabiendo esperar las cosas hasta que Él decida que suceda.

Supongamos que quieres casarte, Dios conoce tu presente, pasado y futuro, Él sabe lo mejor para ti y quien es la persona que te conviene, por lo tanto debes orar y esperar Su Tiempo hasta que Él decida enviarte a la persona que tiene preparada para ti, pero si en el proceso te desesperas y eliges tú con quien te quieres casar sin consultárselo a Él, lo más probable es que tu matrimonio fracasará porque no esperaste El Tiempo de Dios.

Ese es un ejemplo que se puede aplicar en todo lo que deseamos en la vida, debemos saber esperar El Tiempo de Dios, todo tiene su tiempo y es mucho mejor cuando lo hacemos de tal manera. ¿Por qué se le aconseja a las personas no tener relaciones premaritales? Número uno porque es fornicación, lo cual es pecado y tiene consecuencias para nada buenas, y segundo porque esto puede traer embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, puede conllevar a practicarse un aborto que puede traer muchos riesgos de salud o entrar en un matrimonio por compromiso que termine mal, todo por no esperar El Tiempo de Dios.

Dios es El más interesado en que nos vaya bien en la vida, tanto en lo espiritual como en lo natural, pero todo es conforme a Su Orden, conforme a Su Tiempo, si Dios te dice Actúa pues actúa, si Dios te dice Espera pues espera, si Dios te dice ése no es el camino, pues detente hasta que Él te muestre el camino que debes emprender, hacer de esto un hábito en nuestra vida hará que las cosas acontezcan 100% mejor, aún cuando no salgan como esperamos que sea.

Por eso siempre enfatizo que la relación con Dios no es religión, es práctica, es real, es palpable y audible, Dios es Real y como Real que Él es actúa en base a situaciones reales, por tal motivo debemos involucrarlo en el 100% de nuestra vida, Él es El Centro de Todo, El Capitán de nuestro barco, sin Él no hay garantía de que NADA salga bien.

San Juan 15:5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Hay que aprender a esperar El Tiempo de Dios para que cuando emprendamos algo Él esté presente en lo que hagamos, porque separados de Él nada es posible. Espera El Tiempo de Dios y te irá mejor en todo lo que hagas.

Dios te bendiga!

Si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador, te invito a leer el Plan de Salvaciónhttps://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

El juzgar a los demás

noviembre 14, 2011 4 comentarios

Seguimos hablando sobre la serie de mensajes acerca de las cualidades expresadas en el post ‘Tener La Mente de Cristo‘, hoy estaremos hablando sobre lo siguiente: “Cuando tenemos la mente de Cristo nos cuidamos a la hora de juzgar a los demás – antes de condenar pedimos misericordia, en vez de murmurar a nuestro prójimo oramos por él/ella”. 

San Lucas 6:37  No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.

Una de las partes fundamentales del Padre Nuestro dice: “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”, San Mateo 6:12.

Hay que aprender a perdonas y no a juzgar, nosotros no somos jueces, nosotros no conocemos los corazones de las personas, por lo tanto debemos de estar dispuestos en todo momento a perdonar a nuestro prójimo, ya que así como perdonamos seremos perdonados (si perdonas al 50% serás perdonado por Dios al 50%, si perdonas al 75% serás perdonado por Dios al 75%, si perdonas al 100% serás perdonado por Dios al 100%), reitero lo que dice San Mateo 6:12  “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores”.

En 2 Samuel 12:1-25 vemos el relato de David y Natán, en el cual Dios mandó a Natán a amonestar a David, Natán le presentó el pecado de David como si lo hubiera hecho otra persona y le pidió a David su opinión, cuando David escuchó el relato del hecho se enojó en gran manera y dijo que quien cometió tal hecho debía morir, cuando David se dio cuenta que hablaban de él reconoció su pecado ante Dios y buscó Su Misericordia.

¿Estamos llamados a encubrir el pecado? ¡No!, no nos podemos hacer de la vista gorda ante el pecado, pero más que juzgar, criticar y murmurar al pecador, debemos de orar por él/ella y si tenemos cierta relación con esa persona debemos de acercarnos a tal persona y hablarle con amor acerca de la consecuencia de vivir una vida de pecado y presentarle la verdad del Amor a Dios para con esa persona. ver San Juan 3:16-17).

Jesucristo predicó el mensaje del arrepentimiento, del cambio de vida, de volver a Dios y abandonar la vida de pecado, nosotros como sus hijos tenemos esa encomienda, llevar el mensaje de Jesucristo a todas las personas sin importar que “tan mala” pueda ser – desde una persona común hasta el peor de los terroristas.

San marcos 16:15  Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

Detengámonos de juzgar tanto y preocupémonos por llevar el evangelio a todas las personas que podamos, mientras más hagamos eso más contribuiremos a La Obra de Dios – La Salvación de la humanidad.

San Juan 3:16- Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

***

ARTÍCULOS RELACIONADOS