Inicio > Cristianos, El tema de la semana > El tema de la semana: Un ‘Cristiano triste’ es …un ‘triste cristiano’

El tema de la semana: Un ‘Cristiano triste’ es …un ‘triste cristiano’


Hace una semana creamos la sección ‘El tema de la semana‘; la cual consiste en cada semana tratar un tema a petición de algún lector – obvio siguiendo la línea de los temas que son tratados en este blog -, se puede enviar el tema por vía de los comentarios del post actual o enviarlo de manera anónima escribiendo al correo elrincongozoso@gmail.com (correo del blog) y expresar ahí qué tema gustaría que tratáramos de manera especial en un post, en caso de que una semana haya mas de un tema propuesto trataremos el de aspecto más generalizado y el próximo lo trataremos en otra ocasión.

En esta semana, veremos un tema propuesto por el estimado lector ‘jama.bendiciones’:

Un ‘Cristiano triste’ es… un ‘triste cristiano’.

*Un Cristiano es un seguidor de Cristo, así se les llamó a los discípulos por primera vez en Antioquía (ver Hechos 11:26).

*Según La Biblia la tristeza es sinónimo de los siguientes: adversidad, angustia, calamidad, dolor, malo, miseria, padecimiento, sufrimiento y tribulación, todo esto lo resumimos en una sola palabra Aflicción.

Ahora bien, veamos que dijo Jesús sobre esto:

San Juan 16:33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Aquí hay algo interesante, Jesús nunca nos prometió una vida de pétalos y de rosas en esta tierra, al contrario varias veces nos advirtió de lo difícil que sería nuestro camino en esta tierra, lo que sí nos prometió siempre fue La Victoria, en San Juan 16:33 Jesús reconoció y nos avisó que tendríamos aflicción, por lo tanto eso no debe tomarnos por sorpresa.

Un Cristiano triste es un Cristiano que se encuentra agobiado por una o varias aflicciones en su vida, no entraremos en detalles sobre las aflicciones pero a nivel general puede ser por: La pérdida de algún ser querido, problemas familiares, problemas económicos, problemas de salud, problemas emocionales, entre muchos otros más, en síntesis un Cristiano – y todo ser humano – está triste cuando las cosas no le salen bien y no aconteció lo que deseaba.

Hasta ahí todo está bien, la tristeza es parte de nuestras emociones, Jesús también reconoció esto (ver San Juan 16:20), incluso el propio Jesús estuvo triste (ver San Mateo 26:38) lo que nos indica que la tristeza no es el problema, el problema está en nuestra reacción por causa de la tristeza.

Veamos la declaración de un Cristiano modelo ante la tristeza:

2 Corintios 4:7-9, 16-18 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados;  perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos… Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

En esta declaración el Apóstol Pablo se define como un vaso de barro que está atribulado, en apuros, que es perseguido, que ha sido derribado, con un cuerpo que se va desgastando – que va muriendo – por causa de la tribulación, pero él no estaba enfocado en las cosas temporales – de esta tierra – sino en las eternas – las celestiales.

Un Cristiano triste se convierte en un triste cristiano cuando su actitud no es correcta, cuando se deja arropar por los agobios que tiene por causa de las aflicciones, un Cristiano triste se convierte en un triste cristiano cuando pone su vista en las cosas temporales en vez de en las eternas, cuando pone su mirada en la enfermedad y no en El Sanador, en la escasez y no en El Proveedor, en la muerte y no en El Dador de La Vida, en la circunstancia y no en El Dador de La Fe.

Un Cristiano triste se convierte en triste cristiano cuando no tiene Fe.

Hebreos 11:1,6 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve… Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

La Fe consiste en estar convencidos que recibiremos aún sin saber de dónde vendrá – aunque sabemos Quien lo enviará -, un Cristiano puede estar triste por alguna situación en específico, pero su Fe lo mantiene tranquilo y confiado en que Dios tiene El Control y así como dijo el Apóstol Pablo tiene presente que dicha tribulación es momentánea, pero que aunque “lo momentáneo” tarde, seguirá mirando lo eterno y no lo temporal.

En cambio un cristiano triste, ha perdido la esperanza que su situación tenga solución y ha entrado en lo que viene siendo una “depresión espiritual”, entrando en una fase de negación, No ora – o lo hace por rutina -, No se congrega – o lo hace por costumbre -, No lee La Biblia – o lo hace por rutina -, No ayuna – ya no le encuentra sentido – y por supuesto No testifica – “¿Y qué voy a testificar si Dios no me responde?” -, entre otros.

En fin se puede decir que un cristiano triste se ha “lanzado al abandono” – craso error -, ya que está poniendo a su tristeza por encima de Dios – ya que si Dios no puede resolver su situación es porque la misma es mayor que Dios, lo cual es un tremendo error de percepción – No hay absolutamente nada que esté por encima de Dios, por lo que rendirnos ante una aflicción es sinónimo de minimizar a Dios, lo cual es pecado.

San Lucas 1:37  Porque nada hay imposible para Dios.

San Lucas 18:27  Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.

San Mateo 19:26  Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

San Marcos 9:23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

Yo quiero confesar que hace unos años yo pasé por un período de negación – en el que llegué a pensar que mi situación no tendría solución – y entré en rebeldía contra Dios, cabe resaltar que mi base Cristiana me permitió recapacitar sobre el error que estaba cometiendo y como siempre sucede – El Plan de Dios es mejor que nuestro plan y las cosas salieron dos o tres veces mejor de lo que yo pensaba que saldrían -, cuando esto aconteció no me quedó de otra que caer de rodillas, llorar y pedirle perdón a Dios por el grave pecado que había cometido – el dudar de Él -, desde ese día llegué a la conclusión – ya lo sabía pero ese día lo reafirmé en mi vida – que no hay razón alguna para dudar de Dios.

Yo no juzgo a un Cristiano triste que se convierte en un triste cristiano – yo pasé por esa -, ahora bien mi recomendación a ti que en estos momentos lees este post y pasas por esa situación es que vuelvas a Dios, yo te lo digo no con teorías baratas sino porque yo lo viví en carne viva, estuve varios años con una situación que “no tenía solución”, pero no era así, sino que simplemente no había llegado El Tiempo de Dios, cuando llegó dicho tiempo todo se resolvió ¡sin yo mover ni un solo dedo!, Dios se encargó de TODO, Él hizo TODO, yo no hice NADA, por lo que cuando te hablo del tema yo se de lo que te estoy hablando, vuelve a Dios, pídele perdón, espera en Él y verás como todo a su debido momento tendrá solución.

Zacarías 1:3  Diles, pues: Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Dios te bendiga!

Si aún no has aceptado a Jesucristo como Señor y Salvador, te invito a leer el Plan de Salvaciónhttps://elrincongozoso.wordpress.com/plan-de-salvacion/

***

Si deseas que tratemos algún tema déjanoslo saber a través de un comentario o si quieres que sea de manera anónima escríbenos a elrincongozoso@gmail.com

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

  1. febrero 24, 2012 a las 5:45 pm

    Excelente tema, llega en un momento muy apropiado. Creo que todos podemos experimentar la tristeza, somos humanos y sentimos emociones diversas, pero tenemos promesas en el Señor y debemos hacerlas nuestras. Él cambiará nuestra tristeza en baile.

    • febrero 29, 2012 a las 1:30 pm

      Así es Elizabeth, es indiscutible que en este mundo pasaremos por diversas aflicciones, pero no debemos enfocarnos en ellas sino en nuestro Dios! Él suplirá todos nuestras necesidades, enjuagará nuestras lágrimas y transformará nuestro lamento en gozo.

      Bendiciones

  1. marzo 2, 2012 a las 7:46 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: