Inicio > Biblia, Cristianos, Mensajes > No debo aferrarme a las cosas del mundo

No debo aferrarme a las cosas del mundo


Seguimos hablando sobre la serie de mensajes acerca de las cualidades expresadas en el post ‘Tener La Mente de Cristo‘, hoy estaremos hablando sobre lo siguiente: “Cuando tenemos la mente de Cristo estamos conscientes que todo tesoro terrenal es pasajero por lo tanto no nos aferramos a las cosas del mundo“.

San Mateo 6:19-21 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

El tener La Mente de Cristo me hace entender que todo en esta tierra es pasajero y por lo tanto no debo de aferrarme a nada de ella, nuestra propia vida aquí en la tierra es pasajera – en algún momento llegará a su fin – por lo tanto no debo de enfocar el 100% de mi mente, fuerza y corazón a lo terrenal.

En el pasaje anteriormente mencionado vemos a Jesús dándole un consejo a la multitud y empieza diciendo “No os hagáis tesoros en la tierra”, ahora la pregunta es la siguiente: ¿Es malo tener posesiones materiales? ¿Es malo ser financieramente libre? ¿Es malo tener un negocio rentable? La respuesta a cada una de estas preguntas es ¡No!, pero el término tesoro está relacionado a ‘Seguridad para los tiempos difíciles’, ‘Seguro de vida para los tiempos de emergencia’, ‘Seguro de vida en caso de situación extrema’.

Cuando una persona tiene un tesoro sabe que su vida está asegurada, porque tendrá con qué responder en caso de vida o muerte, en caso de crisis en su entorno, en caso de una grave enfermedad, porque generalmente los tesoros tienen un valor incalculable, ahora bien el punto con los ‘tesoros terrenales’ es que “la polilla y el orín los corrompen, y los ladrones lo minan y hurtan”, en pocas palabras son perecederos, por lo tanto no necesariamente son un seguro de vida para los tiempos malos.

Es bueno ser financieramente libre, tener posesiones materiales, tener un buen negocio, entre otros, pero debemos tener presente que nuestra felicidad no depende de ellos, si los tengo amén, si no los tengo Gloria a Dios, mi vida debe de estar enfocada más allá de las posesiones materiales que pueda o no tener, mi vida debe estar enfocada en El Proveedor de las cosas materiales y no en las provisiones.

Ahora bien, Jesús nos dice en que sí debemos enfocarnos, y es en “hacer tesoros en el cielo”, recordemos que tendremos un hogar celestial, por lo tanto más que hacer inversiones terrenales debemos hacer inversiones espirituales, recordemos lo que dice San Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna“. En el día de hoy la clave es la frase final ‘mas tenga vida eterna‘.

Debemos de enfocarnos en lo eterno, en lo que no tiene fin, eso es lo que realmente tiene valor, porque “ni la polilla ni el orín lo corrompen, ni  ladrones lo minan ni hurtan”, debemos de sembrar para cosechar La Salvación de nuestra Alma, debemos de enfocarnos en vivir una vida agradable a Dios para obtener así La Vida Eterna, debemos de arrepentirnos, confesar nuestros pecados y aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador y a partir de ahí empezar a vivir una vida conforme a Su Voluntad, para así de esta manera hacer tesoros en el cielo y trabajar para lo que es verdaderamente sabio, vivir una vida eternamente con El Señor.

Jesucristo termina diciendo el secreto de por qué debemos hacer tesoros en el cielo y no en la tierra, “Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”, si nos enfocamos en la vida terrenal nuestro corazón estará aferrado a lo terrenal, si nos enfocamos en lo celestial nuestra vida estará aferrada a Dios. No es malo ser rico, hay diversos ejemplos de personas que fueron ricas y agradaron a Dios (Abraham, Job, David, etc.) pero así también hubieron otras que no le agradaron a Dios (Nimrod, Acab, Herodes, etc.), así que el punto no es tener o no tener posesiones, el punto es que aunque tengamos todas las posesiones posibles debemos de enfocarnos en Dios y no en las posesiones.

Es el deseo de Dios que nos enfoquemos en él, que le demos el primer lugar a él, que lo tengamos a él por encima de todas las cosas, de todas formas es él quien nos da lo que tenemos, por lo tanto es hasta insensato enfocarnos en las posesiones en vez de en él, por eso Jesús dijo que el más grande mandamiento es el siguiente: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. San Mateo 22:37, por lo tanto es indiscutible que lo importante es hacer tesoros en el cielo y no en la tierra.

Con esto es posible que algunos piensen que Dios no se preocupa por nosotros, o que no tenga interés en lo que nos pase aquí en la tierra, pero no es así, en los versos 25 al 34 de San Mateo 6, Jesús habla del afán y la ansiedad, y en el verso 33 dice lo siguiente “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”, esto nos da la confianza de que Dios nos tiene presente y él se encargará de darnos todo lo necesario aquí en la tierra, pero sobre todas las cosas debemos enfocarnos primeramente en él.

Cuando tenemos la mente de Cristo estamos conscientes que todo tesoro terrenal es pasajero por lo tanto no nos aferramos a las cosas del mundo.

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

***

ARTÍCULOS RELACIONADOS

  1. octubre 12, 2011 a las 2:15 pm

    Me gusto tu articulo.

    Creo que hay una explicacion sencilla. Las cosas materiales, no son ni buenas ni malas, son simplemente eso: cosas materiales. Concentrarnos en ellas, ya sea por trabajo, familia o cualquier otra razon valida, honorable o loable, tendran SIEMPRE el efecto de alejarnos de Dios. Por una razon: las cosas materiales nos acercan al mundo, de donde son. Es su naturaleza. El espiritu y la materia estan siempre en conflicto.

    Es por eso que debemos trabajar, porque eso es bueno, y si Dios nos da el Don de tener dinero, aceptarlo humildemente como una oportunidad para servirlo y entender que esas cosas materiales, lejos de facilitarnos el camino, lo hacen un poquito mas dificil.

    Muchas bendiciones y gracias por tu articulo que abre la puerta a un debate muy interesante.

    • octubre 13, 2011 a las 1:52 pm

      Así es hermano concuerdo contigo, trabajar es bueno, tener un negocio es bueno, pero nuestro enfoque debe de estar en Dios, muy bueno tu análisis.

      Bendiciones.

  2. octubre 15, 2011 a las 9:42 pm

    Siempre he pensado que Dios nos da lo que necesitamos, ni más ni menos, por lo tanto las bendiciones materiales que nos da son un regalo suyo y no podemos aferrarnos a ellas ni ponerlas por encima del Señor. He estado desconectada, pero ya estoy de vuelta, saludos!!

    • octubre 16, 2011 a las 12:48 pm

      Así es Elizabeth, por eso es que debemos de enfocarnos en Dios quien es El Proveedor, no en las bendiciones que son provisiones.

      Que bueno que estás de vuelta, Bendiciones.

  1. noviembre 14, 2011 a las 7:48 pm
  2. febrero 8, 2012 a las 2:17 pm
  3. mayo 2, 2012 a las 1:34 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: