Inicio > Biblia, Cristianos, Dios, Mensajes, Predicación > Somos justos por medio de La Fe

Somos justos por medio de La Fe


Romanos 3:21-28 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

  ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

Bíblicamente hablando cuando decimos que una persona es justa es porque es una persona íntegra, perfecta, recta y dada a la justicia; y la justicia no es más que el conjunto de equidad, integridad, buen juicio, rectitud, santidad, santificación y verdad.

Ahora bien, el ser humano no tiene capacidad para ser justo por sí mismo; ya que el ser humano es inclinado al pecado, por lo tanto necesita una fuente que le permita justificarse.

La Justicia de Dios es por medio de La Fe en Jesucristo

Romanos 3:22 La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia.

A través de La Fe en Jesucristo nuestra manera de pensar y de actuar cambia; ya no pensamos en mentir, en hacer maldad, en hacerle daño a nuestro prójimo, al contrario le deseamos lo mejor aunque éste nos desee lo peor, le amamos aunque nos odie, le bendecimos aunque nos maldiga, queremos que así como Dios tuvo misericordia de nosotros tenga misericordia de él. (ver San Lucas 6:27-36).

Pero también empieza a formarse en nosotros un celo por la justicia, por la santidad, por la rectitud, por la verdad, ya no nos sentimos cómodos con el pecado, no nos sentimos conformes con la injusticia, ya no nos podemos quedar callados y de brazos cruzados ante lo que está mal hecho. (ver San Juan 2:13-17).

Jesús fue El Sacrificio Perfecto para que hubiera Reconciliación entre Dios y La Humanidad

Romanos 3:23-26 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Dios como muestra de extrema misericordia y justicia buscó la reconciliación entre El y el hombre – nosotros no podemos ser justos por méritos propios – y llegó hasta lo más extremo y excelso al ofrecer a Su Propio Hijo para que sirviera de sacrificio e intermedio para la reconciliación entre El y el hombre. (ver San Juan 3:16, 1 Timoteo 2:5).

De tal manera cuando nosotros ponemos nuestra Fe en Jesús (ver Hebreos 12:2) somos justificados ante Dios y El empieza a sembrar sus cualidades en nuestras vidas.

La Fe en Jesucristo es más que suficiente para que seamos justificados

Romanos 3:27-28 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

La única manera de ser justificados ante Dios es través de La Fe en Jesucristo, no hay otra manera de ser justos, sino es por vía de Jesucristo.

Hechos 4:10-12 Sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano.

 Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Sígueme en twitter: @AngelAntonioD

  1. julio 18, 2011 a las 3:06 pm

    Cuanto me falta por aprender!

    • julio 19, 2011 a las 6:44 pm

      Maryorienin: Amiga todos tenemos mucho que aprender… ” hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” Efesios 4:13

      Bendiciones.

  2. julio 18, 2011 a las 10:01 pm

    Amén! Así es. La justicia es algo que debemos sustentar y anhelar en nuestra vida por medio de la fe en Jesús, porque realmente él es el camino, la verdad y la vida, y ningun humano llega al padre sino es por él. Gloria a Dios!

    Bendiciones!

    • julio 19, 2011 a las 6:41 pm

      Carolin Guzmán: Tremenda verdad, lo has dicho todo en un solo párrafo, Bendiciones!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: