Inicio > Amor, Biblia, Dios, Reflexiones > Si Dios no te castiga, Dios no te ama

Si Dios no te castiga, Dios no te ama


Empezaré con una pequeña anécdota personal:

Una de mis tías me contó una vez que cuando yo tenía la edad de 5 o 6 años ella había encendido un anafe en el patio de nuestra casa y yo me había parado frente al anafe y estaba tan cerca que podía quemarme, ella varias veces me dijo que me quitara de enfrente del anafe y yo no quise, en eso llegó mi abuelo y varias veces me dijo que me quitara de enfrente del anafe porque me podía quemar y yo no le hice caso, entonces mi abuelo con mucho dolor agarró una correa y me dio dos correazos por los pies y automáticamente yo entendí y me alejé del anafe, lo triste del caso es que hasta que mi abuelo no usó ese último recurso – que no quería utilizarlo – yo no entendí, lamentablemente muchas veces hasta que no nos castigan no entendemos la magnitud de lo que estamos haciendo que es inconveniente para nuestras vidas.

El Amor de Dios para con nosotros lo impulsa a castigarnos para que reaccionemos

Hebreos 12:5-6 Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,  Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo.

Proverbios 3:12 Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

Yo he escuchado a ciertas personas decir “Dios no castiga”, eso es totalmente falso y peor aún anti-bíblico, si Dios no te castiga, Dios no te ama, Dios no nos castiga porque quiera o le guste hacerlo, nos castiga porque nos ama y es necesario que seamos disciplinados cuando cometemos errores. No debemos de olvidarnos de Dios y olvidarnos de sus correcciones; cuando nos olvidamos de Dios y de Su Palabra incurrimos en errores que pueden ser fatales para nuestras vidas y Dios no queriendo que fracasemos nos disciplina para que aprendamos la lección y no volvamos a caer en tal error.

Dios nos disciplina porque somos sus hijos

Hebreos 12:7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

¿Cómo reaccionarás si tu hijo de 7 años se roba 5 pesos?

A) No hago nada

B) Le doy un premio

C) Le enseño que eso es malo y no debe hacerse

Me imagino que si amas a tu hijo elegirás la opción C, eso es lo que se llama disciplina, si tu no le enseñas a tu hijo que robarse 5 pesos es malo, mañana se robará 15, pasado mañana se robará 50 y en pocos años probablemente esté atracando en la calle o si se hace más sofisticado entrará a robar en un banco y su final más probable será la cárcel o el cementerio ¿Quieres eso para tu hijo? me imagino que tu respuesta es ¡NO! claro si amas a tu hijo esa debe ser tu respuesta.

Por eso es que Dios nos disciplina porque somos Sus Hijos, Dios NOS AMA como los padres aman a sus hijos, El quiere lo mejor para nosotros, El no quiere que perezcamos, El no quiere que nuestra alma se pierda por toda la eternidad, por eso aunque le duela prefiere disciplinarnos a través de un castigo y que aprendamos la lección a través de la corrección para que no volvamos a cometer el error de hoy robarnos 5 pesos que mañana puede llevarnos a la perdición eterna.

Evitamos el castigo de Dios cuando nos llevamos de Sus Consejos

Proverbios 1:7  El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

Dios a través de Su Palabra – La Biblia – nos da las pauta para seguir para que tengamos una buena vida, una vida feliz y en todo lo que esté a nuestro control libre de problemas, Dios no quiere vernos en sufrimientos, escasez o en vergüenza, Dios no quiere el mal para nosotros al contrario quiere nuestro bien, pero para eso debemos de escuchar sus consejos, escucharle cuando nos habla, hacerle caso cuando nos corrige, somos sabios cuando tememos a Dios, cuando respetamos Su Palabra ya hacemos Su Voluntad, cuando hacemos eso evitamos el castigo de Dios, porque Dios nos ama y no desea castigarnos, así como un padre no quiere disciplinar a su hijo, así mismo Dios no desea nuestro mal.

Deuteronomio 30:19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia.

Síguenos en twitter: @elrincongozoso

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: