Inicio > Biblia, Cristianos, Dios > Analizando El Padre Nuestro

Analizando El Padre Nuestro


San Mateo 6:9-13

6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

  • Santificar: Apartar, Consagrar, Dedicar, Purificar, Separar.
  • Santo: Limpio, Puro.

El Nombre del Señor es Santo, por tal motivo debe de ser respetado.

Éxodo 20:7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Cuando le decimos a Dios “Hágase tu voluntad” le estamos diciendo que cumpla sus propósitos en nosotros, y que tome El las decisiones en nuestra vida aún cuando estas entren en contradicciones con nuestros propios deseos, aunque a veces parece lo contrario esto siempre es por nuestro bien.

El mismo Jesús se rindió a La Voluntad de Dios por encima de la suya:

San Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mi esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 26:42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mi esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.

6:11 El Pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

Dios es quien suple nuestros alimentos, ya sea dándonos la capacidad de obtenerlo vía independiente o permitiendo que alguien nos alimente.

Génesis 1:29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

  • Perdonar: Olvido de las ofensas.

Para perdonar necesariamente hay que olvidar las ofensas que nos hacen los demás, no hay perdón a medias, el perdón tiene que ser total y verdadero, pero la parte interesante es que Dios nos perdona como también nosotros perdonamos, lo que quiere decir que si perdonamos de manera real, pues de manera real Dios nos perdona, si perdonamos a medias, pues a medias Dios nos perdona, en fin el cristiano no puede ser rencoroso, porque quien guarda rencor no ha perdonado y por ende Dios tampoco lo perdona.

Míqueas 7:19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

San Mateo 18:21-35 Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?, Jesús le dijo: No te digo hasta siete , sino aún hasta setenta veces siete, Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.

Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré todo. Mas él no quiso, sino que fue y le echó a la cárcel, hasta que pagase la deuda.

Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda que te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como  yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

6:13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

  • Tentación: La estimulación o incitación para pecar.

Cuando decimos “Y no nos metas en tentación”, estamos diciéndole a Dios que no nos deje entrar en situaciones en la cual podamos hacer lo malo, que nos libre de las cosas que puede dañar nuestra vida espiritual.

San Mateo 26:41 Velad y orar, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

San Lucas 22:40 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

1 Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

Síguenos en twitter: @elrincongozoso

  1. diciembre 8, 2010 a las 2:50 pm

    Bendiciones y mil gracias por compartirlo! Excelente aportacion y muy buena idea para una predica…te la tomare hermano y Predicare de esto =) ANIMO siempre

    • diciembre 8, 2010 a las 4:38 pm

      GeneracionPDi: Hermano para mi es un honor aportar un grano de arena a favor del Reino de Nuestro Dios, tómelo a confianza hermano, Bendiciones.

  1. diciembre 8, 2010 a las 5:07 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: