Inicio > Romantiqueo, Vida > El Matrimonio

El Matrimonio


Dios creó al hombre y a la mujer para que llevaran una relación armoniosa, ¿por qué es ésto tan difícil para muchas parejas?.

El orgullo, el egoísmo, los problemas económicos y domésticos, son algunas de las causas que llevan a una pareja a separarse. Pero nada de ésto es válido para Dios, Dios le dio al hombre una compañera como complemento, no como contrincante.

El momento de la decisión de casarse es crucial. Muchas parejas se centran en el ajetreo de la boda, el vestido de la novia, los invitados, la fiesta, la luna de miel, etc., mientras que relegan importancia a lo principal: la responsabilidad total que representa el matrimonio.

Las promesas que se pronuncian durante la boda pasan al olvido muy pronto para algunas parejas. El propósito de Dios para el matrimonio es que el amor que une a la pareja sea más grande que el rigor de las dificultades que puedan presentarse.

Pero ¿qué hacer si tu matrimonio se está tambaleando? ¿si hagas lo que hagas parece ser que no hay solución?.

En primer lugar estar a cuenta con Dios. Esto es acatar Su Palabra. La desobediencia es una barrera entre Dios y el hombre. La desobediencia separa al hombre de Dios y separados de El, nada podemos hacer, dice Juan 15:5.

Dios demanda funciones específicas para el hombre y para la mujer. El rebelarse antes estas disposiciones divinas suele traer malas consecuencias. Si tu matrimonio se encuentra en medio de una crisis, debes preguntarte: ¿en qué le estamos fallando a Dios?, ésto te dará la respuesta de en qué se están fallando el uno al otro en tu pareja.

La siguiente pregunta debe ser ¿Qué es lo que está provocando que le estemos fallando a Dios y a nosotros mismos?. Te puedes encontrar con varias causas, aunque por lo general, la principal causa es la inmadurez, que a su vez origina el orgullo y el egoísmo, que son totalmente nocivos para una buena relación. Las desaveniencias vienen por pensar en “yo” y no en “nosotros”, en “lo mío” y no en “lo nuestro”.

Es importante que las parejas lleguen al matrimonio con un grado de madurez aceptable. El matrimonio no es un juego en donde alguien tiene que ganar y alguien tiene que perder. Ambos tienen que aprender juntos a ceder y comprender a su pareja, por el bien de ambos. Considerar la Palabra de Dios como guía máxima y absoluta de vida, es una decisión inteligente para evitar el divorcio, pues seguir los consejos de quien nunca se equivoca es garantía de una unión feliz y hasta que la muerte los separe.

Nota: me mandaron esto a mi e-mail Address y quize compartirlo con uds.

Anuncios
Categorías:Romantiqueo, Vida
  1. alma
    noviembre 19, 2006 en 4:28 am

    estoy muy deacuerdo en el comentario y me da gusto que lo publiques para que otras personas vean y tomen un poco de conciencia en el tema del matrimonio feliciadez lary. 😉

  2. Tmac
    noviembre 19, 2006 en 4:52 am

    Gracias alma, para eso es este blog, de todo un poco!!!

  3. Sandra
    noviembre 20, 2006 en 5:14 am

    Bueno este un tema que como diría un amigo mio” te han dado por el pelao”
    Cuando me casé, lo hice con la lena convicción de que sería ” para toda la vida” me casé por amor, y porque estaba enamorada de esa persona, no creo que se necesiten al pcio mas razones, verdad? jejeje
    Cuando el matrimonio va marchando, empiezan a nacer otras características que son las que de verdad dan fuerza a esa relación( comunicación, respeto, confianza, etc….) el matrimonio es cosa de dos, ambos son una balanza que deben estar en un peso justo, es decir, equilibrada, pero cuando esa balanza empieza a decaer y se van perdiendo las esencias con la cual fué formada, entonces las cosas no van bien.
    en fin, cada pareja y cada situación es un mundo, pero como quiers dejar dicho en tú texto
    Si confiamos en Dios, nada perecerá

    Saluditos 🙂

  4. Tmac
    noviembre 20, 2006 en 5:36 am

    Todo el que se casa lo hace “para toda la vida”, pero depende de nuestras actitudes de que ese “para toda la vida” se mantenga, y no se quede en 1, 2 , 3 , 5 o 10 años, quizas mas… (mirame a mi opinando de esto como si tuviera 20 años de casado, una tipo que ni novia tiene, kakaka).

    Hay algo que dices sandra que es una realidad, entre los puntos que expusiste yo resalto la comunicacion, creo que es la vena aorta de una relacion, por mas amor que haya sino nos sabemos comunicar, y expresarno con nuestra pareja no hay nada (eso pienso yo, quizas estoy equivocado).

    Pero en todo hay que darle a Dios su espacio, si hacemos esto a diario en nuestra vida, nuestro mundo será diferente.!!!

  5. Sandra
    noviembre 21, 2006 en 6:08 am

    Tmac, esto que dijiste, lo dice todo.
    “Pero en todo hay que darle a Dios su espacio, si hacemos esto a diario en nuestra vida, nuestro mundo será diferente.!!!”

  6. Tmac
    noviembre 21, 2006 en 6:41 am

    Gracias Sandra, a Dios sea la Gloria, en el mundo en que se vive hoy en dia no hay tiempo para Dios, porque la vida es muy rapida y se vive muy a la ligera, asi que como no hay tiempo para Dios, no lo ponemos al tanto de nuestros asuntos y lamentablemente ahi es que fracasamos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: